socialbar

Jornada sobre Evaluación en Matemática al Ingreso de la Universidad

 

El pasado miércoles 7 de junio se llevó a cabo la Jornada sobre Evaluación en Matemática al Ingreso de la Universidad en la Comisión Sectorial de Enseñanza (CSE). Participaron autoridades institucionales y docentes a nivel central y de todas las regiones.

 

La presentación de la Jornada estuvo a cargo del Pro Rector de Enseñanza, el Prof. Fernando Peláez y del Presidente de la CCI, Dr. Tabaré Fernández.

 

En primer lugar, Fernández saludó a los presentes, introduciéndolos en la agenda de trabajo de cara a esta jornada.

 

Peláez agradeció la participación de todos los presentes en nombre de la CSE. Señaló que esta primera instancia busca recoger las experiencias que se han venido llevado a cabo, sumado a los comentarios de quienes han trabajado estos temas. En este sentido, destacó que se pretende generar insumos hacia la instalación de la temática en el marco del Consejo Directivo Central (CDC) de la Universidad de la República (UDELAR). El objetivo es la implementación de una evaluación a las generaciones de ingreso a la UDELAR en todo el país hacia el 2018.

 

Fernández retoma la presentación refiriéndose al Marco de Referencia para la Evaluación en Matemática (CCI/UDELAR), documento que pretende movilizar la discusión en esta y futuras instancias. Señala que el eje principal es profundizar en por qué y para qué evaluar y destaca los siguientes puntos a considerar:

 

  • Rendición de cuentas de las políticas públicas como forma de explicitar qué hace la UDELAR en materia educativa. Las evaluaciones pretenden reflejar con qué estudiantes trabaja la UDELAR.
  • Discernir el aporte en la formación de capital humano el pasar por la UDELAR. Para poder avanzar en ello, es necesario saber cuál es la línea de base.
  • Brecha curricular: se perciben al menos dos tipos de currículum. Por un lado, los programas que prescriben las instituciones educativas uruguayas. Por otro el currículum efectivamente desarrollado en el aula que en la mayor parte de los casos presenta recortes significativos que los docentes realizan. Esto implica que la misma credencial educativa puede significar cosas bien diversas. Por lo tanto, esta dinámica abre una brecha en función de lo que se espera que sepan cuando entran a la Universidad.
  • Brecha pedagógica: no se trata solamente de carencias en contenidos o habilidades, sino que también hay una brecha en la forma en la que han aprendido a aprender. La manera en la que se espera que aprendan en la UDELAR es diferente.
  • Estos 4 puntos son claves para entender la política de descentralización, por lo que esta línea fue parte del trabajo de la CCI. Más allá de instalar la oferta educativa en el Interior, es necesario disminuir la brecha Montevideo-Interior en términos de garantizar equidad en el acceso.

 

Una vez realizada la presentación del evento, Pilar Rodríguez (Unidad de Apoyo a la Enseñanza del Centro Universitario Regional Este) realizó su exposición titulada Evaluación Diagnóstica en Matemática a los estudiantes que ingresan a carreras de la UDELAR en el interior , llevada a cabo en el marco institucional de la CCI.

Luego de algunas preguntas y comentarios de los presentes, Marina Míguez (Unidad de Enseñanza de la Facultad de Ingeniería) y Mathías Bourel (Profesor Adjunto en Facultad de Ingeniería) realizaron una presentación titulada Descripción de la prueba HDI aplicada a los estudiantes que ingresan a la Facultad de Ingeniería.

 

Culminadas las exposiciones, la Prof. María Sánchez brindó algunos comentarios, que pueden resumirse en los siguientes puntos:

 

  • Tendencia histórica de los bajos desempeños. Cita resultados de distintas pruebas aplicadas desde principios de la década del noventa. Con independencia de la teoría psicométrica desde la que se fundamenta el diseño de la prueba destaca que los resultados han sido históricamente negativos.
  • Incompletitud de las pruebas por parte de los estudiantes. Se vislumbra el problema de enfrentarse al estímulo y realizar la tarea encomendada. Esto se refleja en el desempeño del alumno. Ello implica, que más allá de los contenidos a evaluar, los estudiantes deben desarrollar otras aptitudes transversales, vinculadas a procedimientos y prácticas.
  • Problemas en la enseñanza. Es un factor propio del sistema y el de mayor posibilidad de incidencia frente a variables sociodemográficas. La brecha se encuentra entre la currícula y las habilidades del estudiante. La noción de competencias no ha llegado a las aulas.
  • Sostener medidas de evaluación en el marco de la UDELAR. La posición de la UDELAR en la materia parecería ser el de delimitar las capacidades que deben desarrollar los estudiantes. Sin embargo, es necesario diagnosticar qué es lo que saben. Esas evaluaciones implementadas no lo detectan. Se sugiere potenciar los conocimientos con los que los estudiantes cuentan. Este insumo es de utilidad para los docentes así como también en la organización y diseño de cursos de apoyo. Asimismo, es necesario sostener políticamente a la evaluación, siendo este un objetivo institucional que debería instalarse en agenda.
  • Coherencia de la evaluación. Destaca que cada prueba que se diseña en los distintos servicios cuenta con fortalezas pero no dialogan entre ellas. Abordan competencias transversales, que sirven para saber con qué conocimientos ingresan los estudiantes a la UDELAR. En el marco de contenidos específicos, se sugiere que cada carrera discierne qué saberes deberían evaluar en relación al contenido de la carrera. Asimismo, contemplar la heterogeneidad en los desempeños y en los diversos orígenes socioeducativos de los que provienen los estudiantes.

 

Tras un corte, se planteó una instancia de participación en la que se propusieron los siguientes temas:

  • Finalidad de una evaluación en matemática al ingreso.
  • Pertinencia de una evaluación.
  • Marco conceptual guía para la evaluación.
  • Aspectos a evaluar.

 

Entre las temáticas tratadas en el taller final, se encuentran los contenidos de las pruebas a aplicarse. Pensar la prueba como un híbrido que combine contenidos generales y específicos ha sido una idea apoyada por varios de los asistentes. La prueba adaptativa podría facilitar la instrumentación de este tipo de instrumento. Otro asunto de relevancia giró en torno a la discusión entre contenidos y competencias.

 

Los contenidos de las evaluaciones en relación a la currícula ha sido otro de los temas abordados. Por ejemplo, se discutió qué evaluar de los conocimientos desarrollados en los programas del CES en 4to, 5to y 6to año de Educación Media Superior, considerando que los Servicios aceptan una amplia gama de posibilidades de acceso a través de diversos Bachilleratos en la actualidad. Es una forma de dar cuenta en fortalezas y debilidades frente a la formación adquirida. Se sugiere además, que es de rigor “medir la distancia entre lo sabido por el estudiante y lo que debería saber”.

 

El tercer eje abordado refiere a la modalidad de evaluación. Se recomienda abordar una discusión que tome en consideración antecedentes fundados en el desarrollo de investigaciones empíricas, alejándose de posicionamientos de naturaleza ideológica. Asimismo, se aconseja avanzar en el estudio de los instrumentos a utilizar. También se sugiere profundizar en estudios vinculados a aspectos cognitivos, por ejemplo, por qué los estudiantes olvidan lo aprendido en instancias educativas anteriores. Se entiende que muchos de los proyectos que actualmente llevan adelante los Servicios no deben descartarse de momento, en tanto se esté dando una discusión para instrumentar evaluaciones en toda la UDELAR.

 

Qué hacer con los resultados de las evaluaciones generó propuestas como la de los cursos de nivelación que vienen desarrollándose en Maldonado, el cual, según se manifiesta, “pone el foco en el razonamiento, metodología, objetos, características, como se trabaja con ella”. Así como también materias incluidas en la currícula de carreras como programa remedial aplicada al universo de estudiantes, en relación a las necesidades de cada carrera (abordar cursos con distintos énfasis). Otras estrategias en consideración se basaron en programas focalizados frente a alumnos de bajo rendimiento. Además, se abre la discusión sobre las dificultades en torno a la masividad de algunos cursos y cómo ello podría incidir en medidas remediales. Se aporta que la obligatoriedad de las acciones es necesaria dado que la instrumentación de soluciones optativas no ha contribuido a mejoras significativas en los desempeños. Es planteada la idea de sugerir trayectorias o determinados cursos de acuerdo a las necesidades de los estudiantes.

 

Se destaca que como parte de la evaluación, se pueda constituir una experiencia de intercambio, en la medida en que los alumnos tengan devoluciones y orientaciones frente a sus desempeños. Sobre los evaluados, se entiende que estos pueden presentar bajos desempeños como consecuencia de su contexto socioeconómico y laboral, los que podrían incidir negativamente. También se sugiere la posibilidad de evaluar al egreso como forma de medir las competencias adquiridas durante su transcurso por la Universidad. Se señala que muchos de los alumnos que arriban a la UDELAR se han desempeñado correctamente en Educación Media Superior y sin embargo, presentar resultados negativos o lejanos a sus expectativas en este tipo de pruebas. Se sugiere no solamente enfatizar en el error, sino potenciar otras aptitudes en este tipo de intercambios, por ejemplo, el trabajo de equipo entre pares.

 

La cooperación con otras instituciones resultó ser otro elemento puesto en discusión. Se sugiere pensar en evaluaciones tanto a nivel interno como externo. Se piensa en la posibilidad de acordar con INEEd. La fragmentación institucional se vislumbra como una dificultad a superar. Asimismo, se sugiere reflexionar sobre quiénes serán los decisores de la instrumentación de las evaluaciones. Si se resuelve en el CDC, hay que considerar su estructura federativa, lo que fragmenta la discusión. Se entiende que CSE coordinará acciones de esta índole en un trabajo conjunto con la Comisión que designa el CDC ante INEEd.

 

Finalmente, se compartieron experiencias realizadas en los distintos servicios, así como también resultados y anécdotas.

 

A modo de cierre, Tabaré Fernández agradeció a los presentes su asistencia, retomando brevemente algunos de los ejes temáticos abordados en el transcurso de la jornada. Resaltó algunos puntos de consenso entre los presentes de cara a la construcción de una agenda de trabajo hacia la implementación de una evaluación a las generaciones de ingreso en la UDELAR en 2018.