porno - sohbet hatti - mobil porno - seks hatti numarasi
seks sohbet numara - sohbet telefonları - sohbet hatları Hd ve donmadan sex izle sitesine mutlaka bir bakmalısınız

socialbar

CDC sesionó en Rivera: Autonomía y responsabilidad en el Noreste

Durante la jornada de instalación del Centro Universitario Regional (Cenur) Noreste el 22 de octubre, todos los integrantes del Consejo Directivo Central (CDC) se trasladaron a Tacuarembó y Rivera. Allí tuvo lugar una sesión ordinaria del órgano máximo de cogobierno de la Udelar, donde se reafirmó la voluntad de trabajar por la democratización de la educación universitaria.

En la sesión (que se realizó horas después de la instalación del primer Consejo Regional del Cenur Noreste), estuvieron presentes la vicepresidenta Lucía Topolansky, el intendente de Rivera Richard Sanders, así como legisladores, autoridades de la Universidad Tecnológica (Utec), de la ANEP, numerosos referentes del departamento y la región que acompañaron y apoyaron de distintas maneras el proceso de descentralización de la Udelar. El rector agradeció su presencia en «un evento tan relevante para la Udelar, para el desarrollo local y entendemos que también para el país en general».

Arim cedió la palabra al intendente Sanders, que valoró la jornada como «histórica» por recibir al CDC en el departamento por primera vez. Agradeció a Mario Clara, director de la sede universitaria local, por su intenso trabajo para desarrollar allí la enseñanza superior. Sanders recordó su pasaje por la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración, de la que egresó hace 30 años. Valoró el hecho de haber podido «disfrutar de lo que es el cogobierno, con las diferencias que podamos tener pero con la idea única de poder seguir superándonos y seguir mejorando». Indicó que hoy continúa «con el mismo sueño de que la Universidad siga creciendo».

Al iniciar la sesión Arim dio la bienvenida a la nueva directora del Cenur, Isabel Barreto, y explicó que era la tercera vez que el CDC se reunía en el interior desde la reapertura democrática. La anterior fue diez años atrás en Tacuarembó, dando inicio a una nueva etapa del desarrollo universitario en el noreste del país.

Señaló que la Udelar tiene a su cargo desarrollar la educación superior y la investigación de calidad en todas las áreas del conocimiento y la cultura, ese mandato legal «tiene una tarea pendiente pero en curso, que implica desarrollar universidad en todo el territorio de la República».

Repasó la evolución de la presencia universitaria en el interior durante el último siglo, desde la temprana implantación de campos y estaciones experimentales relacionados con las facultades de Agronomía y Veterinaria. Hace unos sesenta años la enseñanza universitaria comenzó a desarrollarse en la región Litoral Norte, comentó, y en 2000 la Udelar tenía algunos centros regionales establecidos, así como casas universitarias y unidades de extensión «pero solo el 4% de toda la matrícula universitaria correspondía al interior. Ese es uno de los tantos índices que permiten evaluar la actividad de la institución, y un indicador importante en la medida que 87% de todos los estudiantes que ingresan a la educación terciaria en el país lo hacen a la Udelar».

Autonomía progresiva
En 2007 comenzaron a establecerse otros espacios universitarios en el interior y el porcentaje de los estudiantes que ingresaban a la Udelar fuera de Montevideo aumentó a 7%, explicó. Al mismo tiempo la institución comenzó a plantearse «discusiones relevantes en un proceso de definiciones estratégicas de cómo iba a darse un despliegue posible, y así el desarrollo en el interior comienza a tener una nueva morfología».

En aquel momento se elaboró una estrategia compleja y diversa, en marcos consultivos, en base a la reflexión y la discusión. Uno de sus pilares fue el de radicar recursos humanos docentes en el territorio, explicó, y como instrumento para lograr ese objetivo la Udelar creó el programa de Polos de Desarrollo Universitario (PDU). Este «nos permitió tener fuera de Montevideo una masa crítica de docentes altamente calificados, muchos de ellos en régimen de dedicación total, y en todas las áreas del conocimiento».

Otro componente institucional muy claro en esa estrategia se apoyaba en la visión regional, «no creemos en una universidad que se desarrolla en base a pequeñas sedes departamentales. Por sus características demográficas y geográficas, Uruguay es un país que debe pensar necesariamente el desarrollo de la educación superior y la investigación de calidad en el territorio en un plano regional».

En esa línea, un primer esfuerzo fue identificar cuáles eran las regiones que potencialmente podían ser espacios de acción institucional para el desarrollo de la vida académica y de nuevas comunidades universitarias, «esa visión regional se condensó en la noción de Cenur». La idea está basada en construir «una autonomía progresiva de servicios universitarios de nuevo tipo que no conocemos en el pasado de la Udelar, algo que quiero recalcar. No son facultades, son servicios donde convergen distintas áreas del conocimiento que deben encontrarse, dialogar, deben encontrar pautas para crecer y desarrollarse con cierto grado de coherencia interna y a la vez generar la enorme potencialidad de esa interdisciplina en el territorio».

Hoy los Cenur están alcanzado la última etapa de ese plan original, no la de su consolidación, que hay que impulsar, indicó Arim. La estrategia mencionada incluía la implementación de una autonomía progresiva para los Cenur que se construye sobre la base de las capacidades locales, tenemos por delante el desafío de pensar cuál es la hoja de ruta para que esa autonomía progresiva se realice, expresó.

El rector también se refirió a las carreras propuestas para el interior, otro de los pilares de esa estrategia: la idea fue no replicar necesariamente las que Udelar impartía en la capital. Por eso hay un conjunto de carreras que se dictan exclusivamente en el interior, por lo cual se genera una circulación de estudiantes en el territorio de tipo multimodal y no solo hacia Montevideo.

Con la creación del Cenur Noreste la Udelar «recién ahora ha completado una etapa relevante de una estrategia definida hace exactamente una década», señaló Arim, hoy tenemos «tres cenur en crecimiento, con enormes desafíos hacia el futuro, no son tareas culminadas» pero sí son hitos en un largo camino hacia la democratización de la educación terciaria; este proceso «nos tensiona como institución, tenemos mucho por delante para pensar». El rector agregó que se están manejando planes concretos en esa dirección, a incluir en la propuesta presupuestal de 2020. También está por delante «el desafío de pensar con el resto del sistema de educación pública, en particular terciaria», qué proyectos de formación llevar adelante en la región centro-sur del país.

Actualmente el porcentaje de estudiantes que ingresan a la Udelar en el interior es de 16%, pero si consideramos la totalidad de la matrícula universitaria, algo más del 10% está radicada en el interior. Ese porcentaje se distribuye entre 6% para el Cenur Litoral Norte, 3% en el Este, y 1.3% para el Noreste. El rector explicó que esto se logró con incrementos presupuestales relevantes, «es impensable proyectar la vida universitaria sin recursos, y esto es requisito necesario pero no suficiente, se requiere una universidad capaz de elaborar propuestas de largo plazo y de comprometerse en acciones cuyos resultados también van a ser de largo plazo», puntualizó.

De dónde venimos
Rodney Colina, presidente de la Comisión Coordinadora del Interior (CCI), indicó que actualmente hay 109 docentes en régimen de dedicación total en el interior del país, «este régimen es tan valioso para la Universidad de la República que próximamente vamos a tener una veintena más de docentes que tendrán dedicación total en el interior». Subrayó la importancia de crear grupos docentes que «han ganado proyectos concursables y que se han ejecutado exitosamente, se ha logrado investigación de calidad académica, publicaciones y formación de recursos humanos a nivel de posgrado valiosos».

En este sentido, Colina señaló la importancia de «la formación de docentes a nivel de maestría y doctorado y establecer mecanismos para la dedicación total con los mismos estándares que hay en Montevideo». Dado que «la generación de capacidad y formación en recursos humanos es fundamental para el proceso de descentralización».

También remarcó que los funcionarios técnicos, administrativos y de servicio son insuficientes para el funcionamiento de las sedes del interior y que «sabemos que tenemos que trabajar muchísimo para generar la estructura que permita un mejor funcionamiento».

Además se refirió al programa edilicio que ha sido «uno de los hitos de este proceso» con crecimiento de metros cuadrados en la sedes, mayor infraestructura, laboratorios y aulas. Sin embargo, «sigue siendo insuficiente teniendo en cuenta el crecimiento de la matrícula de estudiantes».

Colina agregó que «en el próximo presupuesto quinquenal aspiramos a generar un fuerte proyecto de académico que consolide lo existente y que permita la radicación de docentes que estén en consonancia con las carreras que se ofrecen, para seguir avanzando».

Por su parte Clara dijo que «no debemos olvidar de dónde venimos»; recordó que «en 2007 el Centro Universitario de Rivera estaba instalado en una casa de 60 m2 con 180 estudiantes, luego de sucesivas mudanzas, finalmente la universidad compró dos predios en el centro de la ciudad, y finalmente se instaló también en el Campus de Educación Terciaria, que la Udelar comparte con la ANEP y la Utec. «Vivir ese proceso de crecimiento y empoderarse de él es muy importante» señaló.

Remarcó la importancia de que el CDC se reúna en Rivera y de la instalación del Cenur Noreste: «creo que a toda la universidad y particularmente a nosotros, estos hechos nos dan un mayor poder y mayor libertad, y a su vez mayor responsabilidad».

Con respecto al Campus que la Udelar comparte con ANEP y Utec, Clara señaló que «esto no es para nada menor, el país debería empoderarse de este proyecto interinstitucional de la educación pública. Hemos construido confianza para lograr acuerdos entre las tres instituciones y creo que esto es muy importante para el Cenur».

Isabel Barreto, que asumió ese día la dirección regional del Cenur Noreste, subrayó que la universidad tiene importantes «desafíos en una realidad tan diversa como la de la región noreste» y por eso remarcó la importancia de «trabajar coordinado con otras instituciones, con los actores sociales y actores políticos del territorio».

Barreto también señaló que es importante trabajar para «lograr mayores recursos, dar respuesta a una matrícula de estudiantes siga creciendo, lograr que los egresados tengan inserción laboral y que los docentes se sigan formando». Por tanto, «es una construcción entre todos». Con respecto a su nuevo rol se declaró «muy agradecida por la confianza brindada». «Tenemos mucho para aprender», concluyó.

Fuente: Portal de Udelar

Destaque: