socialbar

CURE Rocha inauguró un Laboratorio de Análisis de Covid-19

Se inauguró el Laboratorio de Análisis de Covid-19 de la sede Rocha del Centro Universitario Regional del Este (CURE) que comenzó a funcionar el 17 de julio y lleva aproximadamente 100 muestras analizadas hasta el momento. El Portal de la Udelar realizó una cobertura de la inauguración y dialogó con Cecilia Alonso, responsable del laboratorio, quien resaltó su importancia para el departamento y el país, y que evidencia la «vocación y capacidad de la Universidad para responder a situaciones de emergencia».

El viernes 31 de julio se realizó la inauguración del Laboratorio de Análisis de Covid-19, en el Aula Magna de la sede Rocha del CURE, con la presencia del rector de la Universidad de la República (Udelar), Rodrigo Arim; el ministro de Salud Pública (MSP), Daniel Salinas; y autoridades universitarias y departamentales.

En la conferencia de prensa, Javier Vitancur, director de la sede Rocha del CURE, agradeció y destacó el trabajo interinstitucional y de la sociedad civil del departamento para que se concrete el laboratorio. El rector también se refirió al esfuerzo que «converge en esta concreción» que se pudo realizar gracias a la capacidad de trabajo interinstitucional entre el MSP, la intendencia departamental, la Udelar y otros actores importantes. Valoró a los investigadores de la Udelar que, a partir de la acumulación académica y científica que tenían incorporada a su formación, antes de que apareciera el primer caso de coronavirus en nuestro país ya buscaban posibilidades de adaptar a Uruguay el proceso de diagnóstico.

Hizo un reconocimiento tanto a los investigadores consolidados que han aportado su experiencia, conocimiento y contactos internacionales, como a los investigadores jóvenes con contratos precarios que han tenido que abandonar momentáneamente sus estudios de posgrado para dedicarle horas gratuitas a desarrollar el diagnóstico. «Volveremos a la normalidad y es importante que el Uruguay no olvide lo que los investigadores de la Udelar y el Instituto Pasteur han aportado en estos meses al país; la Universidad está al servicio y lo hacemos con orgullo», afirmó.

Recordó que la Udelar hace una década decidió apostar a la descentralización, desarrollar capacidades académicas y conocimiento en el territorio nacional con docentes que decidieron radicarse en los Centros Universitarios Regionales. Este laboratorio, al igual que el de Salto y el de Tacuarembó, «es producto de decisiones que tomó previamente la Universidad de la República», sostuvo, y agregó que nuestro país tiene capacidades de testeo y diagnóstico que están entre los mejores estándares internacionales.

Salinas se refirió al CURE y el laboratorio como un centro donde se democratiza la enseñanza, donde se hace un aporte tangible a la sociedad desde los investigadores de la Udelar, el Instituto Clemente Estable y el IP. Esto «jugó un rol preponderante al momento de desarrollar el diagnóstico», porque las instituciones brindan aproximadamente el 55% de los tests que se realizan en el país. «Importa destacar esta mancomunión con el objetivo de proteger la salud de la sociedad», expresó.

La intendenta departamental, Flavia Cohelo, se refirió a la política sanitaria pública nacional y a la articulación entre instituciones que permite llevarla a cabo. Recordó que en el departamento se aplican todas las recomendaciones del MSP, si bien existen dificultades en las aduanas de la frontera. «En el marco de esta emergencia, hoy estamos dando un paso muy importante y generando un recurso muy importante para Rocha, la región y el país», concluyó.

Por su parte, el director departamental de Salud, Diego Pintado, destacó el trabajo de los investigadores, que «son muy humildes en el trabajo que llevan a cabo día a día y lograron que les financien un trabajo sobre el genoma viral». Manifestó orgullo por contar con un equipo de esas características en Rocha y alegría como universitario al «poder entregar este granito de arena, que es una forma de devolución a esta casa que nos ha dado tanto, no solo a los médicos, sino a todos los que han pasado por la Universidad».

Por último, el director regional del CURE, Joaquín Marqués, señaló que todo el Centro Universitario está apostando a este laboratorio y trabajó en los ámbitos co-gobernados, contando con el apoyo de toda la institución y los docentes. Destacó la importancia del relacionamiento interinstitucional de la Udelar y el trabajo conjunto con la Facultad de Ciencias y el Laboratorio de Virología Molecular del Cenur Litoral Norte.

 

El trabajo en el laboratorio

El Portal de la Udelar dialogó con la responsable del laboratorio de Ecología Molecular, Cecilia Alonso, que es licenciada en Ciencias Biológicas por la Facultad de Ciencias, con una maestría en Biotecnología en dicha Facultad y un doctorado en Ecología Microbiana Marina en el Instituto Max Planck, Alemania. Actualmente, está radicada como investigadora en el CURE y forma parte de ese equipo de trabajo.

El núcleo básico del equipo está conformado por Belén González, bioquímica clínica que está comenzando su doctorado en Microbiología en PEDECIBA; Luciana Grifero, bióloga y máster en Ecología que está finalizando también un doctorado por PEDECIBA en Ecología; Emiliano Pereira, biólogo, máster en bioinformática que hizo su doctorado en el Instituto Max Planck (Alemania) y ahora está haciendo su postdoctorado en Udelar; y más recientemente se incorporó Juan Cenetti, bioquímico, especialista en manejo costero integrado. «Tuvimos que readaptar nuestro trabajo habitual e incorporar a Odhille Chappos y Melissa Duquia, compañeras de la Licenciatura en Enfermería que se dicta en el CURE que tienen experiencia de trabajo con cuestiones más clínicas», indicó Alonso.

El equipo del laboratorio empezó a analizar muestras el viernes 17 de julio, en promedio analiza 20 muestras por día, lleva aproximadamente 100 muestras analizadas hasta el momento, y la cantidad depende del flujo de muestras que llega. Alonso indicó que se proponen tener una capacidad de análisis de 50 muestras por día.

En cuanto a la cobertura geográfica la meta es evaluar muestras de Rocha y luego empezar a ampliarla, incorporando muestras de Treinta y Tres, porque uno de los objetivos centrales es poder contribuir a la vigilancia epidemiológica en la frontera con Brasil, uno de los puntos vulnerables que tiene nuestro país para el control de la enfermedad.

Las muestras que recibe el laboratorio llegan desde el Hospital de Rocha, que las centraliza los diferentes centros de ASSE del departamento. Una vez que ingresan al CURE lo hacen por una vía independiente del ingreso central, directamente hacia el laboratorio de recepción e inactivación de muestras, que es de bioseguridad nivel dos. Se hace la extracción del genoma viral con el kit creado por el Laboratorio de Virología Molecular de Facultad de Ciencias y el Instituto Pasteur, luego la retrotranscripción y amplificación en tiempo real para evaluar cuáles muestras dieron positivas y cuáles negativas. Finalmente, una vez que se analizan las curvas, los resultados, se hace el reporte y se envía a todas las unidades de ASSE que llevaron muestras ese día, además a la Departamental de Salud de Rocha y al Laboratorio Central del Ministerio de Salud Pública.

Importancia para la Universidad y el departamento

La investigadora explicó que su equipo forma parte del Consorcio Fronteras para secuenciar las muestras que dan positivo y así poder entender qué variantes son, de dónde vinieron, cuándo entraron al país, y poder de esa manera reconstruir los nexos entre los diferentes casos. Esto, afirmó, es un complemento que ayuda a reforzar el sistema que tiene Uruguay para poder contener la pandemia: una buena capacidad de testeo y de rastreo epidemiológico para poder llegar a todas las cadenas de transmisión y cortarlas.

La creación de este laboratorio en el departamento ha tenido un impacto muy fuerte a nivel de la población, que lo ve como un logro propio y «se sienten orgullosos de que esto esté pasando en Rocha, lo ven como una valoración hacia el departamento porque a veces los departamentos de frontera, por esa vida binacional que suelen tener, se sienten un poco olvidados de lo que es el centro del país, y esto ha marcado un hito».

Consideró que a nivel de la Universidad este laboratorio también tuvo un fuerte impacto por evidenciar «la vocación y la capacidad de la institución de responder frente a situaciones de emergencia que lo ameriten y afectan al país», de actuar muy rápidamente y redirigir nuestros esfuerzos en algo que sea para un bien mayor. En este sentido, para Alonso, contar con investigadores jóvenes, con el nivel de formación que tiene el equipo, es lo que permite abordar esta tarea, «justamente el valor que más tienen los jóvenes científicos no es solamente lo que saben, sino la capacidad de aprender y adaptarse», señaló.

 

Fuente: Portal de la Udelar

Destaque: